Dientes sensibles e implantes dentales

Consejos para cuidar tu salud bucal este verano.
27 junio 2017
Alimentos para prevenir la caries
1 agosto 2017

Dientes sensibles e implantes dentales

Dientes sensibles e implantes dentales

 

En ocasiones, tras la colocación de implantes dentales aparece una molesta sensación de dolor en la dentadura. No te preocupes, la sensibilidad en los dientes es uno de los posibles síntomas que aparecen después de una visita al implantólogo; tu boca está debilitada, pero en unas semanas volverá a la normalidad.

 

A veces ocurre al tomar un alimento demasiado caliente, frío o ácido, o durante al cepillado. Una punzada de dolor que indica sensibilidad en los dientes. Ésta puede deberse a muchos motivos, y la solución puede involucrar tanto tratar el origen como incrementar la fortaleza de tus dientes. De los casos clínicos de implantes dentales aprendemos que la sensibilidad es uno de los síntomas que pueden aparecer tras la intervención.

Un diente normal está protegido por el esmalte, una capa dura de calcio que recubre la dentina. Éste tejido, poroso y más blando que recubre el interior del diente, donde se localizan los nervios que pueden sentir el dolor. Si el esmalte se daña, el líquido puede abrirse camino a través de la dentina hasta los nervios, causando una molesta sensación.

Son muchas cosas las que desgastan el esmalte. Por supuesto una mala higiene dental, que puede causar caries o acumulación de placa, es una de las causas más comunes. Un cepillado demasiado intenso, con un cepillo demasiado duro también acaba por dañar el esmalte de tus dientes. Una visita al implantólogo, y la consecuente colocación de una sobredentadura o puente sobre implante, también puede dañar el esmalte.

Sin embargo, un esmalte debilitado no es lo único que puede hacer tus dientes sensibles. Unas encías enfermas pueden retraerse llegando a mostrar la raíz de tus dientes, una parte de los mismos más expuesta al dolor. Un diente quebrado o roto, o un empaste mal ejecutado también son una posible causa. La colocación de una corona o un implante dental también supone un pequeño trauma para tu dentadura, que durante un tiempo tras la intervención será más susceptible al dolor.

El tratamiento, por supuesto, se adapta al origen del dolor. Existen dentífricos especializados que producen un efecto sedante en los dientes, reduciendo su sensibilidad; o diseñados para reforzar tu esmalte. Sus efectos, sin embargo, tardan un tiempo en notarse. Tu especialista de confianza también puede aplicarte tratamientos con flúor para reforzar tus dientes.

Si la causa del dolor es una caries o una reparación deficiente, una visita al dentista será necesaria. Un diente dañado es un grave problema, y si el daño es demasiado la solución puede pasar por su sustitución por un implante dental. Si el dolor comenzó después de la colocación de un implante dental, tu mejor opción es visitar a tu implantólogo de confianza para buscar su consejo.

Una vez hayas logrado superar la sensibilidad, existen algunas medidas que te ayudarán a asegurarte de que el dolor nunca volverá. Como siempre, una higiene dental meticulosa te garantiza el mejor punto de partida. Cuidar tu dieta también es importante, los alimentos demasiado ácidos (café, cítricos, refrescos) son los que más debes vigilar, al ser los más dañinos para el esmalte. Mantente alerta ante los síntomas del bruxismo, si te despiertas sufriendo dolor en la mandíbula es muy posible que estés rechinando los dientes mientras duermes, si no intervienes a tiempo éste hábito terminará por destrozar tus dientes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *